La lectura compartida como estrategia de animación a la lectura

Una de las prácticas que más incide en la alfabetización temprana y en el posterior rendimiento y hábito lector es la lectura compartida, que consiste en la lectura en voz alta que un adulto realiza en compañía de un niño, generalmente prelector.

En el salón de clases esta técnica se realiza de manera tal que todos los niños puedan ver el contenido impreso. Para ello se recomienda utilizar libros grandes, cuentos o poemas copiados en hojas para rotafolio o textos reproducidos y mostrados en un proyector de láminas. Es importante tener en cuenta que la letra sea lo suficientemente grande como para que los niños puedan seguir la lectura.

A continuación se presentan los pasos para desarrollar la estrategia de la lectura compartida:

  1. Establezca un propósito instruccional y elija la lectura que apoye este objetivo. Seleccione para ello lecturas de diversos géneros literarios (novelas, poemas, canciones, cartas, textos reales, póster…)
  2. Asegúrese que los niños se sienten de manera que todos puedan ver el texto y haga una presentación del texto seleccionado. Esta presentación debe incluir una conversación acerca del contenido de la historia, el vocabulario y cualquier concepto o habilidad que considere que hará que la actividad sea más exitosa.
  3. El maestro puede elegir primero leer él solo el texto mientras los estudiantes lo escuchan, para luego unirse y leer con él. Durante esta primera lectura puede decidir señalar una a una las palabras o indicar el principio de cada línea, dependiendo del nivel de dominio de sus alumnos. La voz del maestro debe ser clara, fuerte, expresiva y fluida. Los niños se unen a la lectura en diversos niveles, esto les da la oportunidad de comportarse como lectores, con el apoyo del maestro y del resto de la clase. Puede utilizar un puntero o láser para que no tape el texto. En las lecturas posteriores algún niño puede pasar a señalar el texto a medida que se va desarrollando la lectura.
  4. Discuta con los estudiantes acerca del significado del texto y de la posible intención del autor. Relacione el contenido con otras lecturas o actividades que se hayan hecho en el aula. Anime a los niños a compartir experiencias personales que puedan estimular la actividad y ayuden a su comprensión.
  5. Repita los textos que ha leído en otras oportunidades. Los niños disfrutan releer materiales que les son familiares pues esto les permite demostrar sus habilidades y relacionar los trabajos previos con los que están haciendo en ese momento.


  1. Los niños desarrollan un sentido del relato y aprenden no solamente a predecir a través de la secuencia de la historia, sino a utilizar el lenguaje y la construcción de los textos.
  2. Permite que los niños tengan la oportunidad de comportarse como lectores.
  3. Permite el apoyo por parte del maestro como modelo y, también, por parte de otros alumnos en una experiencia de aprendizaje colaborativo.
  4. Promueve el desarrollo de una atmósfera de cooperación en el aula.
  5. Es una oportunidad de modelar la lectura fluida y expresiva.
  6. Apoya el desarrollo del lenguaje oral con los niños con necesidades especiales

Fuente: Swartz, S. (2014) Estrategias innovadoras para enseñar a leer y escribir. Gil Editores S.A. (México)

Anuncios

2 comentarios en “La lectura compartida como estrategia de animación a la lectura”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s